gallery/no es con fuerza.

Sintoniza nuestra Radio

gallery/logoradio.

Devocional  - 08/09/2017 

 

 

 

 

Ezequiel 37.12-14:

"Así ha dicho Jehová el Señor: He aquí yo abro vuestros sepulcros, pueblo mío, y os haré subir de vuestras sepulturas, y os traeré a la tierra de Israel. Y sabréis que yo soy Jehová, cuando abra vuestros sepulcros, y os saque de vuestras sepulturas, pueblo mío. Y pondré mi Espíritu en vosotros, y viviréis, y os haré reposar sobre vuestra tierra; y sabréis que yo Jehová hablé, y lo hice, dice Jehová.


 

El Señor le muestra al Profeta Ezequiel en visión un valle de huesos secos. Imaginate, un valle, todo un predio entre montañas, colmado de huesos secos desparramados por todos lados. Hueso humanos, blancos, sin carne, quemados por el sol, golpeados por el viento. Como si hubiese sido resultado de alguna antigua guerra, una gran mortandad. Y Dios le dice a Ezequiel que esos huesos, son el pueblo de Israel; ese era el estado de israel, habian sido llevados cautivos, otra Nación habia tomado control de su tierra, el rey y los principes tomados priosioneros, y el pueblo habia sido llevado en gran parte tambien. Se sentian morir, lo habian perdido todo, sus casas, sus trabajos, sus sueños, quizas sus familias, ahora eran esclavos. Pero Dios hace una promeza, El les daría vida. Y como acto profetico, le dice a su siervo que profetice a los huesos, y cuando lo hace, en la visión el ve como los huesos empiezan a unirse, y empiezan a crecer venas, musculos, píel, y se puso de pie un gran ejército, pero no tenían vida. Y el Señor le dice que le diga al Espíritu que sople de los cuatro vientos; así lo hace y entró vida en ellos. Era la promeza de Dios, volvería a derramar su Espíritu, los restauraría, haría todo nuevo. Y continúa con la promeza que El abrbría los sepulcros, en otras palabras, les daría vida, y los volvería a traer a su tierra.

 

Quizas piensas que tus sueños estan muertos, quizas has tomado desiciones y sus consecuencias no eran las que esperabas; quizas te sientes en un desierto, que has sido llevado cautivo. Pero no todo esta perdido, el Señor te dice que El puede restaurar todo en tu vida. 

Haz lo que hizo el profeta, cambia la declaración; el profeta veia huesos secos, pero el empezó a declarar vida en ellos. Ya no hables lo que ves, declara lo que Dios te ha prometido, aunque no lo veas; declara sanidad donde hay enfermedad, que las cosas cambian de rumbo, que El cambia el diagnóstico, que Dios cambia tu realidad. Segundo, llama al Espíritu Santo, que El sople en tu vida y ponga orden, llamalo hasta encontrarlo, dile que sople sobre tu vida, y llenate de El. Y El te sacara de tus sepulcros, El te resucitará, porque El es el mismo Espíritu que resucitó a Jesús de entre los muertos.

Llama al Espíritu Santo en tu vida, y El te traera de la cautividad (Salmo 126).

Dios bendice tu vida!